lunes, 17 de septiembre de 2007

¿Por qué?


Cualquiera que venga a parar a este oculto recodo del mundo desconocido y sin explorar de que se trata Internet puede preguntarse por qué. Por qué empezar a escribir este blog, por qué leerlo, por qué formar parte de él aportando comentarios que enriquezcan su contenido y aporten ideas interesantes. En definitiva: ¿Por qué?

Porque a veces estamos tan acostumbrados a quejarnos divisando únicamente la cara negativa de las cosas, añorando tiempos pasados que probablemente tampoco fueron mejores, y no somos conscientes de las grandes oportunidades que se nos presentan, sin ir más lejos, en este preciso instante. Ahora.

¿Quién habla del declive o de la precariedad del periodismo? Quizá son los mismos que prefieren quedarse cómodamente sentados en la silla de su redacción, con su nómina asegurada y conscientes de estar contribuyendo con un sucio negocio de una gran empresa de la que dependen muchas cosas grandes, más allá del dinero que puedan ganar los altos cargos, que ni siquiera son periodistas, sino empresarios.

Quizá son los mismos que se resignan ante la podredumbre de su trabajo. Quizá son los mismos cínicos de los que Kapuscinsky diría que “no sirven para este oficio”. Si hay algo propio del oficio es el inconformismo y el espíritu crítico.

El potencial del que son dueños los medios de comunicación es inimaginable para muchas personas que no trabajan en este mundo y la manipulación que pueden sufrir por parte de éstos y de sus coleguillas políticos influye en la historia de nuestros países y de cada una de las personas que los conforman, sin que a penas nos demos cuenta.

Las ideas mueven el mundo y de eso se trata el periodismo, no sólo de transmitir hechos, sino de dar las herramientas necesarias para hacer pensar a la gente, para que creen sus propias ideas. En definitiva, crear una opinión pública fuerte y fundamentada, que supone la base de toda democracia. Porque para elegir hay que ser libre y para serlo hay que saber entre qué se elige.

Qué gran cosa es tener la confianza de tanta gente y qué triste utilizarla para ejercer una tiranía sobre ellos. Se trata de dar a conocer la verdad y no de engañar en provecho propio.

Así, si se trata de comunicar ideas, es necesario un conocimiento, una reflexión previa a la comunicación y la libertad para poder difundirlo. Hoy, en la sociedad de la información en la que vivimos, el conocimiento y la reflexión son cosa de cada uno, pues los medios están a nuestra disposición. La libertad, por su parte, hay que saber encontrarla. De eso se trata.

Tenemos los mejores medios a nuestro alcance. Sólo hay que saber aprovecharlos. Y cuando hablo de los mejores medios me refiero por supuesto al escogido por mí misma.

Internet es una buena forma de ejercer una verdadera libertad de expresión, que sólo debe tener límites donde empieza el respeto a los demás. Digamos lo que pensamos, pero pensemos previamente y mediante el diálogo quizá lleguemos a buenas conclusiones dignas de ser difundidas. Eso pretendo en este blog y espero que exista más gente que siga confiando en la profesión.

Todos podemos hacer algo en nuestro margen de actuación, todos podemos ser periodistas si tenemos algo que contar y todos podemos ser buenos periodistas si somos en primer lugar buenas personas con deseos de cambiar, en la medida de nuestras posibilidades, las realidades que no nos gustan y promover las cosas buenas, que también existen, aunque den menos dinero.

¿Ilusa?. En absoluto. Al fin y al cabo, todos tenemos el poder y el deber de conquistar lo que el maestro Kapusczinski llamaba “cada pedacito de nuestra independencia”. Pedacitos que sumados pueden hacer que el sucio sistema en el que nos movemos funcione de otra manera, a pesar de que siga existiendo. Todo es saber aprovechar las estructuras ya creadas.

Quizá todavía te preguntes por qué: Porque yo sí creo en el buen periodismo.

11 comentarios:

isabel cobacho dijo...

¡hola! estoy totalmente de acuerdo contigo; si uno quiere cambiar algo, además de empezar por uno mismo, tiene que moverse mucho! y vencer la pereza que todos tenemos. No nos podemos quedar con los brazos cruzados y quejarnos, como tú dices.

Costis dijo...

ei ! no puedo estar más de acuerdo!creo q visitaré este blog bastante estoy deseando que escribas algo más, por mi parte me encargaré también de dar caña!me parece que tardaste en crear esto!
repito q me alegro!

Txaure dijo...

Un sitio como este...bien para escribir. Hay un momento que dices...basta ya de quejarnos del mundo que nos rodea...hipocresía, falsedad, un aparentar vacío...dicen que ya era hora de tener libertad de expresión...¿la tenemos? ejem...me reservo palabras para otro día...LA CENSURA amigos...pensaba que solo era en tiempos de dictadura...
Vamos abrir otros campos...vamos hablar de libertad de expresión. Y vamos de una vez por todas hablar claro y decir todo lo que parece ahora anormal, que en realidad es normal...si todos somos iguales ante la ley, ante esta sociedad que nos rodea...Escribe y cuenta aquello que en realidad quieres decir...pero por mil cosas no lo acabas diciendo...¿Por qué sera?

Balles dijo...

ehhhh!!!!!! sorprendente y muy animante esta iniciativa. cuenta conmigo.
Con muestro pequeño granito muchas cosas grandes haremos

costis dijo...

ei txaure cuidadito con meterte con la autora eh!q si no dice todo lo que quiere es por falta de tiempo!

Nuevoperiodismo dijo...

Así es Txaure, la censura sigue existiendo. El problema es qeu ahora ya no viene de fuera, porque se supone que estamos en una país libre y democrático, sino que viene de dentro. Ahora el mayor enemigo es el que está en el mismo medio de comunicación donde prevalecen los intereses de la empresa a la verdad.
Lo bueno de todo esto y lo que yo pretendo con este blog es superar la barrera de los intereses económicos, puesto que internet es gratis. Espero escribir, opinar y debatir sin ninguna limitación, porque aquí el único interés que prima es el común. Lo mejor de todo esto será además que lo que aquí salga pueda llegar a muchas personas más para lo que cuento con vuestra ayuda. Gracias.

Fermin dijo...

Es la primera vez que entro en un blog y me parece muy buena idea siempre y cuando los comentarios que haga la gente sean INTELIGENTES! (Yo haré lo que pueda!)

Nuevoperiodismo dijo...

Gracias Fermin, espero tus comentarios

Anónimo dijo...

Mi voto negativo a si todo el mundo puede ser periodista no es una cuestión de formación específica sino de honestidad, sinceridad y libertad para decir la verdad de las cosas

Nuevoperiodismo dijo...

Estoy de acuerdo en eso anónimo. Los periodistas para ser buenos, primero deben ser buenas personas. Está claro que si no tienes un mínimo de calidad humana y preocupación por el bien común no puedes mantenerte al margen de intereses particulares que condicionan tu libertad para defender la verdad.
Las preguntas de las encuestas son demasiado abiertas y las respuestas demasiado concretas por lo que según los resultados abriré una entrada para que podamos debatirlas. Espero tu aportación

Gertru dijo...

Lo que no entiendo es como nos cuesta tanto(a las personas)plasmar la verdad, la realidad sobre un asunto no entiendo porqué una determinada ideología apoyada en lo "politicamente correcto"(esté quien esté en el poder) puede anteponerse a la verdad sin importar los daños que al omitirla o modificarla causen.
por eso si que internet me parece libre de censuras,aunq todos censuramos algo al poner otra cosa.
ánimo con tu blog, me gusta